Castellano

Las armas de la pintura

Texto vinculado a la exposición Luis Felipe Noé (Serie Federal), 1961 


En 1960, Luis Felipe Noé afirmó que su pintura proponía una “nueva imagen de la realidad”; lo que importaba era “lo permanente del arte, la imagen espiritual del hombre”, por ello el artista tenía un papel fundamental, ya que “pintar es nada menos que permutar un mundo por otro y uno, el pintor, es el sacerdote de semejante operación." [...] La lectura de Noé se distancia de la superficial analogía de los intelectuales nacionalistas del peronismo con la genealogía del movimiento en la figura de Juan Manuel de Rosas y el ideario federal del siglo XIX. No es la legitimación histórica, la identidad nacional, lo que preocupa al artista. Es la posibilidad de invocar a los demonios. “Hay que invocar a los demonios, el federalismo los invocó”. Noé, al fin de cuentas, estaba fascinado con el sonido ritual de los bombos peronistas, más que con la doctrina justicialista o la figura de su líder desterrado. Noé estaba atraído por los rituales de masas que pueden convocar a la irracionalidad, es decir, a la barbarie, y la posibilidad de ascensión desde la materia hacia una instancia de liberación espiritual. De las fuerzas desatadas surge el nuevo hombre. En la Serie Federal, Noé hace un uso violento del rojo y el negro en chorreaduras y pinceladas gestuales para construir una unidad atmosférica que domina la visión. La pintura de Noé sólo podía surgir de la destrucción del antiguo orden visual: el caos como estructura, la impronta gestual de la imagen, la búsqueda de climas que envuelvan a las figuras fusionándolas. Con Imagen agónica de Dorrego, Anarquía del año 20, Muera Pancho Ramírez, Viva la Santa Federación, Quiroga va en coche al muere, El Tigre de los Llanos y Convocatoria a la barbarie la metáfora histórica adquiere una densidad hasta entonces insospechada en el arte contemporáneo local. La Serie Federal nuevamente pone en escena la fuerza de la pintura para construir nuevos relatos sobre el pasado; desde entonces, sólo desde la certeza del caos será posible que la pintura convoque a la historia.

 



Roberto Amigo. "Las armas de la pintura", en Las armas de la pintura. La nación en construcción 1852-1870, cat. exp., Buenos Aires, Museo Nacional de Bellas Artes, 2008